Osteosarcoma

Fuente: http://medicinafarmacologia.blogspot.mx/2012/08/osteosarcoma.html


Osteosarcoma

El osteosarcoma, también llamado sarcoma osteógeno, es un tumor del tejido óseo que nace de celúlas mesenquimatosas (de origen embrionario) y que se caracteriza por diferenciación osteoblástica de las células neoplásticas. Para este carácter, la formación de tejido osteoide directamente por las células tumorales es el dato patognomónico del osteosarcoma. Varían la cantidad de tejido osteoide y la formación de hueso en un tumor determinado. Además, considerando el origen común de osteoblastos, condroblastos y fibroblastos, es comprensible que algunos osteosarcomas también contengan cartílago y colágena. Este tumor tiene un curso agresivo y pronóstico relativamente malo. La mayoría de los sujetos atacados por este padecimiento son jóvenes entre los 10 y los 25 años de edad. Ataca a varones con frecuencia doble que a las mujeres. Se advierte una segunda espiga más pequeña después de los 50 años. En este último grupo hay un porcentaje muy alto de casos con antecedente de enfermedad de Paget.

La mayor parte de los osteosarcomas nacen en el extremo metafisario en crecimiento de los huesos largos. Los huesos atacados, en orden decreciente de frecuencia son: extremo inferior del fémur, extremo superior de tibia, extremo superior del húmero. De esta manera, alrededor del 75% de los osteosarcomas ocurren en la región perirrotuliana. Sin embargo, puede estar atacado prácticamente cualquier hueso del cuerpo. El tumor suele nacer en el tejido esponjoso metafisario y lo substituye y después corroe la corteza, para invadir por último tejidos blandos adyacentes. Al propagarse hacia el interior, substituye la cavidad medular. El cartílago es invadido menos facilmente por el tumor y, en concecuencia, no es frecuente la invasión del espacio articular a través del cartílago de la articulación.

Los dilemas en tumores óseos

Fuente:

Rico MG, Delgado CE, Estrada VE, González GR, Flores PN
Los dilemas en tumores óseos
Acta Ortop Mex 2007; 21 (6)
Idioma: Español
Referencias bibliográficas: 11
Paginas: 349-353
Archivo PDF: 154.74 Kb.
RESUMEN o FRAGMENTO
Los tumores óseos son un grupo heterogéneo de lesiones que hasta hace algunos años representaron tierra de nadie, siendo un capítulo de la oncología que despertaba poco interés.
La ortopedia oncológica se consideraba como un terreno árido, con pacientes difíciles, con pocas posibilidades de tratamiento y malos resultados. Además las necesidades asistenciales estaban más enfocadas hacia lesiones que tienen su origen en los sistemas respiratorio, digestivo, endocrino, linfático, aparato reproductor y mama, que por su frecuencia y técnicas de manejo, mostraban una vía para su resolución más accesible.


Palabras clave: .



Recomiende este artículo 


>Revistas >Acta Ortopédica Mexicana >Año2007, No. 6

Las mujeres en ortopedia…

Experiencia de cinco años en el tratamiento del condrosarcoma

Fuente: http://www.medigraphic.com/pdfs/ortope/or-2002/or022d.pdf

Rev Mex Ortop Traum 2002; 16(2): Mar.-Abr: 56-61

Experiencia de cinco años en el tratamiento del condrosarcoma
Dr. Genaro Rico Martínez,* Dr. Luis Miguel Linares González,** Dr. Saúl Renán León Hernández,****
Dr. Ernesto Delgado Cedillo***
Instituto Nacional de Ortopedia, Centro Nacional de Rehabilitación. Ciudad de México

SUMMARY. Objective. This retrospective series has been reviewed for an evaluation of a five-year term follow-up of patients who were treated in our hospital because of chondrosarcoma, which is a chemotherapy and radiotherapy non-sensitive and less frequent malignant bone tumor than osteosarcoma and the Ewing’s. Material and methods. A series of 16 patients who were admitted
from 1991 through 1997, is reported here as they accomplished evaluation criteria for pre and post-operative history, complications and for a minimum of five years survival. Sex ratio was 1:1 (8 men and 8 women). Age average was 30.5 years (14 to 64). More frequently affected bone was humerus in 8 cases (50%) in 5 men and 3 women, followed by femur in 4 cases (25%) in 1 men and 3 women. Preoperative span between first symptoms and surgery was 8.7 years for men and 7.3 years for women. Routine treatment included en blocq resection of tumor in 13 cases, marginal resection in 2 and amputation in one. Results. Only one patient has died after five years. Patient was a 64 years-old male, who had a scapula chondrosarcoma for 10 years before surgery. Metastasis appeared 4 years after surgery and patient died. Three more still alive cases had relapsing tumor at closing time and 12 were alive and tumor free.       Conclusion. Results had no relationship neither to age, nor time span before surgery or hystological degree of malignancy. En blocq resection seems to address the best mid-term results.
Key words: chondrosarcoma, neoplasia, resection, surgery.

RESUMEN. Objetivo. La finalidad de este estudio retrospectivo es evaluar los resultados del tratamiento del condrosarcoma a 5 años de evolución, ya que se trata de una neoplasia resistente a la quimioterapia y a la radioterapia, a diferencia de los sarcomas osteogénico y de Ewing. Material y métodos. Se presenta un grupo de 16 casos con condrosarcoma, con edades de 14 a 64 años (promedio 30.5), con relación de sexos 1:1 (8 hombres y 8 mujeres) que fueron tratados entre 1991 y 1997 con un seguimiento mínimo de 5
años. El hueso más frecuentemente afectado fue el húmero con 8 casos (50%) que fueron 5 hombres y 3 mujeres y después el fémur en 4 casos (25%) con un hombre y 3 mujeres. El periodo preoperatorio desde el inicio de los síntomas hasta el momento de la cirugía fue en promedio de 8.7 años para los hombres y 7.3 para las mujeres. El tratamiento consistió sistemáticamente en resección en bloque, lo cual se hizo en 13 casos, resección marginal en 2 y amputación en uno. Resultados. Sólo un paciente murió después de 5 años,
tratándose de un caso del sexo masculino con condrosarcoma de la escápula que se operó después de 10 años de evolución, en quien aparecieron metástasis a los 4 años de la cirugía y murió. Tres tenían reactivación del tumor al momento del cierre del estudio y 12 se encontraban libres de tumor. Conclusión. Los resultados de la presente serie no tuvieron relación con factores como la edad, el tiempo de evolución preoperatoria ni el grado de malignidad histológica. Como tratamiento, la resección en bloque parece ser la que proporciona al momento mejores resultados.
Palabras clave: condrosarcoma, neoplasia, cirugía, resección.

El condrosarcoma es un tumor maligno caracterizado porque sus células formadoras de cartílago y no tejido
óseo. Además cuyo tejido neoplásico básico es cartílago bien desarrollado y sin que el estroma sarcomatoso forme directamente osteoide tumoral, puede haber cambios mixoides, calcificación u osificación.20
Los condrosarcomas muestran un amplio espectro de caracteres clinicopatológicos y comportamiento biológico y pueden observarse en diversas variantes. Keiller (1925) y Phemister (1930) fueron los primeros
en separar el condrosarcoma como una entidad aparte del grupo de los “sarcomas osteogénicos”, no sólo en apariencia clinicorradiológica y morfológica distinta, sino también por su curso generalmente más lento y por su mejor pronóstico (Phemister 1930).1-3

Los tumores óseos y la ortopedia

Fuente: http://www.medigraphic.com/pdfs/ortope/or-2010/or103a.pdf
Acta Ortopédica Mexicana 2010; 24(3): May.-Jun: 137-138

Editorial

Genaro Rico Martínez,* Ernesto A Delgado Cedillo**

* Director del Capítulo de Tumores Óseos del Colegio Mexicano de Ortopedia y Traumatología.
** Secretario del Capítulo de Tumores Óseos del Colegio Mexicano de Ortopedia y Traumatología.

En muchas ocasiones el primer contacto médico para enfermos portadores de tumores óseos es el cirujano ortopedista, quien en ocasiones se enfrenta al problema de carecer de una infraestructura en esta materia y/o un servicio especializado, por lo cual tiene que afrontar diversos grados de dificultades para el adecuado tratamiento de estos pacientes; ya sea por limitaciones técnicas, diagnósticas, de recursos especializados, por insuficiencias en el conocimiento del tema, etc. También es frecuente que los ortopedistas especialistas en la materia reciban pacientes con diagnósticos tardíos, o peor aun, ya tratados quirúrgicamente sin los juicios oncológicos adecuados; a veces con fracturas en terreno tumoral, que sin percatarse de la presencia del tumor han sido tratados bajo criterios ortopédicos convencionales. En otras ocasiones, con toma de biopsias en localización inadecuada; con diseminación o siembras de neoplasias por tomar un injerto y no cambiar instrumental, guantes o el equipo quirúrgico; con resección incompleta de la lesión por limitación técnica, desconocimiento o temor; con biopsias demasiado grandes que inducen fracturas o complicadas con extensos hematomas; con selección inadecuada de materiales para la reconstrucción y exageración o minimización del tratamiento quirúrgico, que va desde no darle importancia a la lesión, hasta la amputación; con toma improvisada de biopsia que es enviada a patólogos no entrenados que dictan diagnósticos equivocados, y muchas equivocaciones más.

Una forma de evitar estos errores y complicaciones, es interrogar acuciosamente sobre el mecanismo de la fractura, la sintomatología previa a la fractura, investigar antecedentes de cáncer familiar o personal, ver con detenimiento los bordes radiográficos de la fractura, no realizar procedimientos definitivos si se tienen dudas en un hallazgo transoperatorio, es mejor tomar sólo una biopsia y diferir el procedimiento definitivo; antes de realizar una acción radical, verificar toda la información y analizar los tejidos con un patólogo calificado y en caso necesario repetir la biopsia. Evitar infiltrar esteroides como primera medida de tratamiento, ya que puede complicar el diagnóstico. Si un dolor musculo esquelético no cede con los analgésicos habituales durante un período pertinente, piense diferente y explore la posibilidad de la presencia de un tumor. Evite improvisar, «no quite bolitas» y las deseche: todo material debe ser analizado; si llega al diagnóstico de tumor, no modifique los protocolos ya descritos para su tratamiento, ya que hay pacientes que deben iniciar su quimioterapia, radioterapia o embolización. La gammagrafía puede justificarse ante un dolor musculoesquelético de origen desconocido que no mejora con las medidas terapéuticas habituales, siempre explique al familiar que existe una elevada posibilidad de reintervención. Ante el tratamiento médico quirúrgico de un tumor musculoesquelético los conceptos tradicionales de la ortopedia no se cumplen en diversos principios, de ahí el término de tratamiento con «sistemas no convencionales», ya que sobre la
función domina la obtención de bordes negativos aunque se sacrifique cualquier elemento comprometido como pueden ser articulaciones, tendones, músculos, huesos, nervios, etc. En cirugía oncológica deben hacerse a un lado los objetivos primarios de la ortopedia no oncológica que son: preservar la función, la integridad, la armonía en el desarrollo, el movimiento y la consolidación. Debe destacarse que la ortopedia clásica y la ortopedia oncológica tienen objetivos diferentes.

El cáncer forma parte de las 3 primeras causas de muerte en el país, por lo que se justificó la creación de un centro de concentración estatal por cada entidad, por lo tanto se requiere reforzar los programas de estudio para el diagnóstico y tratamiento precoz, que van desde la formación médica elemental a la de alta especialidad. También es necesario formar un mayor número de ortopedistas, patólogos y enfermeras subespecialistas para atender una creciente demanda que ya satura los principales centros de atención, que por otro lado no cuentan con los recursos humanos ni materiales necesarios para satisfacer este rubro. Un gran problema es que los insumos necesarios para atender a este grupo cada vez mayor de enfermos son insuficientes y costosos, por lo general fuera del alcance institucional y en general de la sociedad. Por otro lado, es necesario invertir tiempo y recursos para la investigación y trabajar en el diseño de modelos accesibles económicamente.

Actualmente existen en el país diversos centros e instituciones que atienden este problema, pero son desafortunadamente insuficientes. El Servicio de Tumores Óseos del Instituto Nacional de Rehabilitación, fue fundado hace 20 años y recibe pacientes (aproximadamente 500 por año) de población abierta y por convenios interinstitucionales. También hemos colaborado con la preparación de médicos ortopedistas especializados en esta materia. De nuestro Servicio, han egresado ya 23 médicos como subespecialistas.
El Colegio Mexicano de Ortopedia tiene un Capítulo dedicado a esta especialidad. Deseo que sirva este editorial como una invitación a los cirujanos ortopedistas interesados en este campo a unirse al trabajo de nuestro capítulo.