Cirugía pionera en un osteosarcoma de fémur

http://www.diariomedico.com/2014/03/03/area-cientifica/especialidades/traumatologia/cirugia-pionera-osteosarcoma-femur

PLASTIA DE INVERSIÓN

Cirugía pionera en un osteosarcoma de fémur

Realizada por primera vez en España una plastia de inversión con el objetivo de preservar la extremidad.
Covadonga Díaz. Oviedo | dmredaccion@diariomedico.com   |  03/03/2014 00:00
El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) ha llevado a cabo con éxito una plastia de inversión para el abordaje de un osteosarcoma maligno, la primera intervención de estas características que se lleva a cabo en España.
Se trata de una operación técnicamente muy compleja para cuya realización el Servicio de Traumatología comenzó a prepararse hace ya dos décadas. Sin embargo, hasta ahora no se había dado un caso en el que estuviera plenamente indicada, según el jefe de Servicio de Traumatología del HUCA y responsable de la intervención, Alejandro Braña.
La paciente fue derivada desde el Hospital Donostia, de San Sebastián, por ser el HUCA centro de referencia nacional para la patología oncológica del aparato locomotor. Presentaba un osteosarcoma que había recidivado con agresividad.
Funcionalidad adecuada
La intervención estándar consiste en una desarticulación de la cadera con amputación de toda la extremidad, a partir de la ingle. Lo que se planteó en este caso fue buscar una alternativa para conservar la extremidad asegurando una funcionalidad adecuada. Hay que tener en cuenta que para la realización de este tipo de resección oncológica es vital contar una zona intermedia de seguridad entre el tejido tumoral y el sano.
La intervención consistió, en primer lugar, en la amputación del tobillo. A continuación, se extirpó por completo el fémur, vaciando el muslo, conservando únicamente los músculos proximales y asegurando unos márgenes necesarios de tejido sano para proceder después a realizar un giro de 180 grados de la tibia y el peroné y unirlos a través de una prótesis con la articulación de la cadera. La longitud de los vasos femorales se preserva, es decir, “se mantiene la enervación original”, ha indicado Braña.
“Así se evita una amputación funcional que de otro modo es horrorosa, y que impide una protesización adecuada, condena al paciente a utilizar dos muletas durante toda la vida y su funcionalidad es muy mala”, ha explicado Braña.
Con la plastia de inversión el resultado es mucho mejor, “con una protesización posterior muy buena y una funcionalidad notablemente mejor, que permite a la paciente llevar una vida normal”.
Se trata de una de las primeras intervenciones de este tipo que se realiza en Europa, lo que lleva al jefe de traumatología a darle “el valor que tiene, en un momento en el que es muy difícil hacer cosas nuevas, en parte porque ya está casi todo hecho. Y para lograrlo es fundamental contar con los medios adecuados. Sin un trabajo en equipo multidisciplinar hoy en día es imposible llevar a cabo una intervención de estas características”.
En la operación, que duró seis horas, han participado más de 20 profesionales -diez en el acto quirúrgico propiamente dicho- de Traumatología, Cirugía Vascular, Anestesia, Rehabilitación, Radiodiagnóstico y Anatomía Patológica.
El director médico del HUCA, Miguel Rodríguez, ha señalado que este tipo de intervenciones son las que dan “valor diferencial al hospital”.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.