Una terapia acaba con el ‘dolor fantasma’ en amputados

http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=59618&origen=notiweb&dia_suplemento=miercoles

Una terapia acaba con el ‘dolor fantasma’ en amputados

“Más del 70 % de las personas que han sufrido la amputación de alguno de sus miembros experimenta este tipo de dolor” explica a ABC Max Ortiz Catalán, investigador de la Universidad Chalmers de Tecnología, en Suecia. Afortunadamente, en algunos casos el dolor “desaparece con el uso de una prótesis o con los tratamientos convencionales”, señala, pero en algunos, “en algunos, no ha funcionado nada hasta ahora”.

Hasta ahora, porque Ortiz Catalán ha desarrollado un nuevo método para el tratamiento del dolor del miembro fantasma basado en la combinación de varias tecnologías. Su terapia ya ha sido probada en un paciente que lleva 48 años sufriendo este grave dolor con excelentes resultados.

Las ‘sensaciones fantasma’ son frecuentes en las personas que han perdido un brazo o una pierna; sienten como si el miembro ‘todavía estuviera allí’ y son capaces de tener dolor. El problema es que dolor del miembro fantasma, asegura el investigador, puede ser una condición crónica y conllevar un grave deterioro de la calidad de vida del que lo sufre.

MAPAS CORTICALES

Desgraciadamente se ignora la causa exacta del ‘dolor de miembro fantasma’ y de otras sensaciones fantasmas. Explica Ortiz Catalán que nadie sabe con exactitud lo que realmente ocurre. “Se habla de la teoría acerca de la reorganización de los mapas corticales, es decir, las áreas del cerebro dedicadas al control motor y del procesamiento sensorial que no se utilizan más desde que la extremidad ya no está allí, y por lo tanto, otras partes hacerse cargo de los recursos cerebrales”.

El tratamiento estándar es la ‘terapia del espejo’, señala el investigador. En ella se coloca un espejo convencional delante de la extremidad restante y se solicita al paciente que ejecute los mismos movimientos en ambas extremidades. “Desgraciadamente esto no es posible en los pacientes que han perdido ambas extremidades y tampoco funciona en todos los pacientes”. Otras terapias se basan en fármacos, autohipnosis y acupuntura.

Pero en algunos casos, reconoce Ortiz Catalán, “nada funciona”. El método descrito en Frontiers of Medicine utiliza las señales musculares del muñón del brazo del paciente combinadas con un sistema de realidad aumentada. “Las señales eléctricas de los músculos -explica- son detectadas por los electrodos situados en la piel y éstas se traducen en movimientos del brazo por medio de algoritmos complejos. De esta forma, el paciente puede verse a sí mismo en una pantalla con un brazo virtual superpuesto, que controla él mismo en tiempo real”.

Y funciona, subraya. El dolor del paciente se redujo drásticamente después de tiempo de tratamiento y actualmente tiene períodos en los que está completamente libre de dolor y ya no se despierta debido a dolor intenso como le ocurría antes. “Hay varias características de este sistema que podrían ser la causa del alivio del dolor”, asegura Ortiz. “Las áreas motoras del cerebro necesarias para el movimiento del brazo amputado se reactivan y así el paciente obtiene una respuesta visual que engaña al cerebro haciéndole creer que hay un brazo ejecutor de las órdenes motoras. De esta forma, el paciente se siente como un todo, con el brazo amputado de nuevo en su lugar”.

ENSAYO CLÍNICO

Debido a estos resultados se ha iniciado un estudio clínico en colaboración con la Universidad Tecnológica Chalmers, el Hospital Universitario Sahlgrenska, la Universidad de Gotemburgo y Integrum. Tres hospitales suecos y otras clínicas europeas cooperarán durante el estudio que se centrará en los pacientes con condiciones similares al del estudio piloto; es decir, las personas que sufren dolor fantasma y que no han respondido a otros tratamientos disponibles. Los investigadores también ha desarrollado un sistema que se puede utilizar en el domicilio, así los pacientes serán capaces de aplicarse el tratamiento por su cuenta, una vez que haya sido aprobado. Además. La terapia podría ser utilizada por otros tipos de pacientes que necesitan rehabilitar su movilidad, como aquellos que han sufrido un accidente cerebrovascular o con lesiones de médula espinal.

Autor:   R. I.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.