Ene 05

Impulsan campaña masiva para la detección temprana del osteosarcoma

http://es.paperblog.com/mx/impulsan-campana-masiva-para-la-deteccion-temprana-del-osteosarcoma-683779/

Impulsan campaña masiva para la detección temprana del osteosarcoma 

Publicado el 15 septiembre 2011 por Erasmo Bienvenidos al Sitio Web www.informanet1.com Director General: Erasmo Martínez Cano… Comentarios y sugerencias: Editor: Erasmo Martínez / Javier Tlatoa ( portal@informanet1.com ) ( erasmocano@gmail.com ) Informanet Videos 
–   Un diagnóstico temprano ofrece 60 por ciento de posibilidades de curación. 
El osteosarcoma representa el cáncer de hueso más común de la edad pediátrica, siendo ligeramente más frecuente en los niños que en las niñas. En México, el osteosarcoma se encuentra situado entre el quinto y sexto lugar en frecuencia de presentación con respecto a todos los cánceres pediátricos. 
El osteosarcoma tiene una edad bimodal de presentación, sucediendo el primer pico en la segunda década de la vida y el segundo en adultos de mayor edad. En los niños, el pico de edad para los pacientes que sufren osteosarcoma coincide con un periodo de rápido crecimiento de los huesos en los adolescentes, siendo la etapa de la adolescencia en la que se presentan la mayoría de los casos. 
Hay otros grupos de edad en los que también se puede presentar como en los preadolescentes, e incluso en menores de diez años de edad, sucediendo el mayor porcentaje de los casos entre los 10 y 15 años de edad y afectando principalmente a las extremidades del cuerpo, siendo el tercio inferior del muslo el sitio mayormente comprometido por este tumor, seguido del tercio superior de la pierna y el tercio superior del brazo, en ese orden respectivo de presentación.
El osteosarcoma produce síntomas no específicos y requiere de un índice alto de sospecha para detectar la enfermedad en forma oportuna y con esto, disminuir potencialmente el pronóstico adverso de un diagnóstico tardío.
Es por eso que el Grupo Mexicano de Osteosarcoma, formado el 24 de Junio de 2011, tiene como uno de sus objetivos principales impulsar una campaña masiva de detección oportuna de esta enfermedad.
El Grupo Mexicano de Osteosarcoma fue creado con tres objetivos fundamentales: detección oportuna y diagnóstico adecuado de esta enfermedad, unificación nacional de los criterios del tratamiento médico y quirúrgico e impulsar y fomentar la investigación sobre esta misma en todo el país. 
Tiene representatividad en prácticamente toda la República Mexicana por Oncólogos Pediatras, Oncólogos Médicos, Cirujanos Oncólogos Pediatras, Patólogos y Psicólogos de los diversos organismos del sector salud, como la Secretaría de Salud (SSA), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Pemex y el Instituto de Seguridad Social del Estado de México (ISSEMYN), constituidos hasta el momento en diversas coordinaciones y comités de trabajo dentro del grupo que permitirán cumplir con éxito ésta misión propuesta.
Se planea en un futuro, la integración a éstos comités de trabajo de otros profesionales de la salud como Ortopedistas y Rehabilitadores que tratan directamente a los niños con esta neoplasia. 
Dentro de su programa de trabajo, el Grupo Mexicano de Osteosarcoma contará además con la colaboración académica y científica de Oncólogos Pediátras de algunos hospitales de los Estados Unidos como el Memorial Sloan Kettering Cancer Center en Nueva York, el MD Anderson Cancer Center en Houston y del Dana-Farber Children’s Hospital Cancer Care en Boston, señaló la Doctora Araceli Castellanos Toledo, Oncóloga Pediatra y Médico Adscrito del Servicio de Oncología Médica del Instituto Nacional de Pediatría, quien coordina dicho grupo.
El osteosarcoma además, afecta significativamente la salud física e impacta en el desarrollo psico-emocional de quienes lo padecen. Un diagnóstico tardío de la enfermedad puede llevar a la pérdida de la extremidad afectada y a un resultado adverso para la vida a pesar de un tratamiento adecuado.
El sitio más frecuente de diseminación e implantación de las metástasis de este tumor son los pulmones. Un paciente que llega con enfermedad metastásica pulmonar tiene una expectativa de vida no mayor del 30 por ciento y cuando estas metástasis afectan otros sitios fuera de los pulmones, las posibilidades de sobrevivir son prácticamente nulas. De ahí la importancia de difundir la detección temprana de este tumor.
El síntoma inicial del osteosarcoma es el dolor, localizado en una extremidad, en el área afectada, que erróneamente puede ser atribuido a un traumatismo reciente, a un golpe por lo general, o suele confundirse con dolores del crecimiento. Es por ello que, si el niño, el adolescente o el adulto joven refieren un dolor localizado en alguno de los sitios señalados, debe ser llevado inmediatamente a revisión médica pues la sola presencia del dolor puede estar indicando que algo más grave puede estar pasando en su hueso. 
Posterior al dolor puede haber un aumento de volumen en el sitio comprometido, sobre todo de los tejidos blandos que están alrededor de ese hueso afectado. La hinchazón del sitio comprometido y la pérdida de la función de las articulaciones adyacentes están directamente relacionados con el tumor y pueden indicar que se trata ya de una enfermedad avanzada.
Es importante recalcar que cuando se diagnostica en forma tardía, el osteosarcoma generalmente se ha extendido y el paciente está en riesgo de sufrir una amputación de pierna o del brazo afectado por la enfermedad. Así, las consecuencias de un diagnóstico tardío pueden ser perder la extremidad afectada o la muerte. En cambio, un diagnóstico temprano ofrece 60 a 70 por ciento de posibilidades de curación y la posibilidad de no perder la extremidad afectada.
El tratamiento curativo del osteosarcoma consiste en cirugía y quimioterapia sistémica combinadas. En la actualidad los tratamientos más avanzados contra el osteosarcoma incluyen quimioterapia combinada de vanguardia, cirugía y una estrategia novel de reforzamiento inmunológico con fármacos, que actualmente ya puede ser brindado por el inmunomodulador mifamurtida que, combinado con quimioterapia adyuvante en osteosarcoma, puede ayudar a disminuir la cifra de 30-40% de riesgo que tienen los pacientes de recaer de su enfermedad con metástasis pulmonares.
La mifamurtida se convierte, entonces, en el primer tratamiento novel capaz de ayudar a la quimioterapia a reducir el desarrollo y recurrencia de metástasis pulmonares en osteosarcoma y mantener la supervivencia global mejorada a 10 años, aspirando consecuentemente a la curación de los pacientes.

Deja un comentario

Your email address will not be published.